¿SUEÑAS CON SER CANTANTE PROFESIONAL? Reflexiones 3/3

Por Irene Shams.

AQUÍ TIENES ALGUNAS REFLEXIONES AL RESPECTO Y ALGUNOS PASOS A SEGUIR PARA EMPEZAR EL APRENDIZAJE (y III)

Aquí te dejo la última entrada de “¿Quieres ser un cantante profesional?” en la que se aborda el desarrollo de habilidades generales para cualquier tipo de profesional de la voz: qué aprender, por dónde empezar a la hora de avanzar en ese camino.

CONOCIENDO LAS RESISTENCIAS

Antes de hacerlo, me gustaría prevenir de algunas resistencias que, es posible, puedan surgir ( y habitual en algún@s cantantes que no quieren hacer el esfuerzo de aprender):

“No estudio música porque me corta la creatividad”

“No estudio técnica vocal porque me cambia el estilo”

“Ya soy bastante buen@”, etc. etc.

NO TE ENGAÑES: todas estas frases sólo son excusas para no hacer el esfuerzo que supone tomarse esta carrera en serio. El saber sólo te dará LIBERTAD. La intuición te puede fallar; a lo mejor dispones de una técnica vocal maravillosa naturalmente, pero lo normal es que no sea así…y no conocer y no trabajar tu voz puede llevarte a abusar de ella, tensiones y problemas vocales, etc. A lo mejor piensas que dispones de un vocabulario estilístico amplio…pero créeme: educar tu oído, aprender a analizar auditivamente, conocer las bases de la música…enriquecerá tu mundo musical y tus perspectivas y horizontes, hará que tengas más opciones, y lo más importante, que aprendas a encontrar más recursos, y de manera más fácil.

A todo esto hay que sumar la “cruz” que l@s cantantes tienen, precisamente, porque en muchísimos casos no utilizan el mismo código que el resto de instrumentistas. Si quieres hablar “de tú a tú” y quieres que te respeten de igual manera, aprende a hablar el mismo idioma.

No conozco a ningún-a músic@ que se arrepienta de haber aprendido música. Sólo dicen que “no es bueno estudiar música” quienes nunca lo han hecho.

También es verdad que es importante encontrar buenos profesores, que tengan pedagogía, que te guíen de una manera práctica y constructiva, que te ayuden a crecer y evolucionar, etc. ya que, en ocasiones, algún@s músic@s han sufrido una educación poco creativa y frustrante. Pide consejo y ayuda para encontrar a tu profe adecuad@.

TIPOS DE APRENDIZAJE: ¿AUTODIDACTA O PROFESOR-A?

Pues…¡Los dos! Si tienes la suerte de encontrarte con personas experimentadas que pueden guiarte y compartir sus conocimientos contigo…¿Por qué no aprovecharlo y hacer uso de ello?

Sobre todo en un principio puede ayudarte a ir más rápido y a coger unas buenas bases técnicas y musicales, lo cual es muy importante.

Por otro lado, en el aprendizaje autodidacta siempre ha de estar la curiosidad, el estudio, etc. todo lo que aprendas por ti mism@ te enriquecerá muchísimo. Pero si tienes que empezar de cero, te recomiendo que busques buen@s profesores-as para esos primeros pasos.

QUÉ ESTUDIAR. HABILIDADES Y APRENDIZAJE GENERAL DE UN PROFESIONAL DE LA VOZ.

Cualquier profesión tiene una técnica que permite minimizar los esfuerzos y rentabilizarlos al máximo. Lo mismo ocurre la voz. Las exigencias y forma de usar la voz en cada estilo y actividad son distintas, pero siempre han de partir de una técnica vocal saludable y equilibrada. Por otra parte, el trabajar la técnica vocal te dará más libertad y seguridad a la hora de expresarte a través del canto, además de desplegar todo tu potencial vocal (aunque tu estilo no te lo demande). No me canso de recordarte que:

El objetivo de la técnica es darte LIBERTAD; la libertad de usar tu voz al servicio de la expresión artística, y no al revés, que ésta se vea limitada en recursos técnicos o “tics” repetidos mil veces, porque no sabes hacer otra cosa.

Una buena técnica te ayudará a no depender de tener un día bueno o malo para ver qué sale de tu boca, o a que determinadas situaciones (emocionales, por ejemplo) tengan el menor impacto en la calidad de tu voz.

Por último, y más importante: una buena técnica es imprescindible para que tu voz no se deteriore por el mal uso y abuso, lo que te puede llevar a problemas como nódulos, ronqueras, etc. Recuerda que tu instrumento va contigo y sólo tienes uno; si se rompe una cuerda del violín puede sustituirse por otra, pero tu voz, tus cuerdas vocales, no pueden sustituirse.

Hoy en día ya no hay excusa. Es verdad que la historia de la música popular y folklórica ha funcionado por tradición oral y que ahí tenemos un modo de aprendizaje que también debemos aprovechar.

Pero hoy por hoy, no saber leer música significa ser un analfabeto musical. Puedes aprender un idioma sólo de oído, y arreglártelas con ello. Pero te estarás perdiendo la posibilidad de leer libros, de comunicarte con otros a través de la escritura, de aprender nuevas palabras…exactamente lo mismo pasa con la música.

Tal vez puedas pasar sin saber lenguaje musical…sí…pero si te quieres tomar tu carrera en serio: aprende lenguaje musical. Aprende los códigos musicales porque así podrás comunicarte con el resto de músic@s.

¡Ojo! EL verdadero lenguaje musical no es sólo teórico, sino que pone en funcionamiento tu oído: los dos caminos han de nutrirse mutuamente.

Ni que decir tiene que éste es un requisito indispensable en estilos como lírico, jazz y dirección, aunque es más fácil ocultarse en otros estilos.

Conocer el lenguaje musical, (ritmo, melodía, lectura, etc.) te permitirá desarrollar otros aspectos como la armonía y la educación auditiva, que también son básicos y te ayudarán a entender lo que pasa musicalmente, ampliarán tus horizontes y harán que crezcas musicalmente.
Lo ideal es tener, al menos, unas nociones básicas de piano; que puedas tocar una melodía, acompañarte con algunos acordes…que el piano pueda servirte como instrumento de apoyo y aprendizaje musical. El piano es un instrumento muy visual y pedagógico en ese sentido; es ideal para trabajar armonía. Si quieres apoyar a tu técnica vocal con un instrumento de viento, puedes probar con saxo, flauta o clarinete, (otros instrumentos como trompeta, trombón, oboe…son más duros y lentos de aprendizaje) o incluso con otros como el didgeridoo. Dependiendo del estilo, aprender guitarra y percusión también pueden ser interesantes. Los cantantes de folklore y “músicas del mundo” suelen tocar algunos instrumentos (gaita, percusión, algún instrumento de cuerda…). Hoy en día much@s cantantes dentro del jazz también aprenden instrumentos como el contrabajo, trombón, trompeta…en cualquier caso, cualquier instrumento no hará sino enriquecerte y darte un prisma musical más. En el caso de los de viento, te ayudará también en el tema técnico-vocal con el trabajo del sistema respiratorio.
Independientemente de que luego innoves, hagas tus propias fusiones, etc. es recomendable conocer la historia del estilo en el que cantas, l@s intérpretes y sus giros, los temas más famosos, etc. es decir: amplía tu cultura musical. Empieza con los clásicos: sólo a partir de ahí podrás “revolucionar”.
Aunque no se amolde a tu estilo. El trabajo coral es maravilloso a todos los niveles. Te enseña mucho sobre empaste de voces, fraseo musical, respiración, estilo, relaciones humanas , etc. Sin duda, para un cantante, es una experiencia fundamental.
Desde un dúo a una agrupación más amplia. De esta manera aprenderás de forma práctica a relacionarte con otros músicos durante la interpretación, a señalar comienzos y finales, a respirar junt@s, a estar atent@ a lo que pasa, a escuchar…y disfrutarás de hacer música junto a otras personas.
Especialmente si cantas en otro idioma, cuida ese aspecto. Ya sea portugués en fados, inglés en pop, francés en canción francesa, ópera italiana… Es realmente importante, y en muchas ocasiones, lo descuidamos demasiado.

Por otra parte, si quieres abrirte a un mercado internacional, será importante que trabajes tu inglés o el idioma del país al que quieres llegar.

Casi todos los cantantes trabajan con un texto, con una historia. Si eres cantante…eres intérprete y has/tienes que CONTAR LA HISTORIA. Para ello has de trabajar el texto y profundizar en las emociones de la canción: sólo si tú te emocionas podrás emocionar.

Hay distintas técnicas para trabajar este aspecto, puede ayudarte trabajar algunas técnicas de teatro e interpretación, además de, como señalamos más abajo, trabajarte a nivel personal y ser consciente de tus propias emociones y del mundo que te rodea.

También te resultará interesante y enriquecedor trabajar un poco tu puesta en escena; saber cómo moverte en el escenario, controlar tu lenguaje corporal, comunicarte con el público, interpretar…algunas personas tienen dificultad para ello, para otras resulta sencillo, pero siempre se aprenden cosas nuevas.

Escucha con atención, si es posible en directo, a intérpretes y colegas. Aprenderás mucho. Observa cómo se mueven en escenario los grandes intérpretes, qué les hace especiales, qué aportan, qué te mueve…y ¡NO SÓLO CANTANTES! Escuchar a instrumentistas va a enriquecer tu lenguaje y tus recursos.
Tal vez haya algún seminario con un-a artista especial invitad@. ¡Aprovecha la ocasión! A veces sólo el hecho de encontrarte personalmente con un-a gran artista resulta muy revelador. Si no tienes posibilidad de asistir a seminarios, puedes aprovechar los recursos que internet ofrece, con los que puedes comunicarte con personas al otro lado del mundo. También son cada vez más numerosos los “webinar” en los que se tratan distintas materias.
Si te fijas, verás que los instrumentistas cuidan con esmero su instrumento: siempre lo transportan en fundas, (protegiéndolos del frío, calor, lluvia, etc.), cuidan de no golpearlos, los limpian y revisan, los ajustan…Si esto se hace con un instrumento, que es un objeto ajeno a ti, ¿Qué no deberás hacer para cuidarte a ti mism@? Recuerda que ahora el instrumento eres tú, y ser cantante profesional va a demandar que lleves unos hábitos saludables para cuidar tu instrumento, (=tu voz, tú).

En una próxima entrada de blog desarrollaremos este apartado, pero podemos adelantar que la vida sana de un cantante no es muy diferente a cualquier otra vida sana, aunque tiene sus peculiaridades; aquí tienes algunos consejos al respecto:

  • DORMIR. Es muy importante no sólo dormir las horas suficientes para que tu voz pueda reponerse, recuperarse y volver a estar “preparada” para cantar (explicaremos esto con detenimiento).
  • ABANDONAR HÁBITOS DAÑINOS COMO FUMAR, DROGAS, ALCOHOL, ETC. El fumar (cualquier tipo sustancia) expone a tus cuerdas vocales a unas altas temperaturas y deshidratación; esto va a tener sus consecuencias en la fonación (además de todas las demás asociadas a estos hábitos); el abuso del alcohol y otras drogas no sólo contribuyen a mermar tus cualidades vocales, sino que afecta a otros planos físicos, cognitivos, emocionales.
  • DIETA SANA. Además, evitar comidas demasiado copiosas, fuertes o picantes. Aquí podemos encontrarnos con el “reflujo”, un verdadero dolor de cabeza para much@s profesionales que les obliga a cuidar aún más este apartado.
  • EJERCICIO. EL ejercicio aeróbico va a ayudarte a desarrollar tu resistencia vocal, ya que estás trabajando con el sistema respiratorio. Además, el ejercicio y deporte ayudarán a que tengas una musculatura tonificada en tu abdomen y espalda y una buena postura.
  • EVITAR CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA. Abrigarnos en invierno, evitar demasiado aire acondicionado en verano, etc.
  • CUIDA TUS EMOCIONES Y TU MENTE. Aprende a relajarte, disminuye el estrés. La tensión se refleja muy rápidamente en nuestra voz y en nuestra respiración.
  • NO ABUSAR DE TU VOZ.
No siempre es posible hacer este trabajo y solemos estar a merced de los técnicos de sonido. Pero, una vez que lo demás está en funcionamiento, no viene mal buscar asesoramiento en este ámbito.
De experiencias, de vivencias, viajes…de otras representaciones artísticas: conciertos, danza, teatro, exposiciones de pintura, etc. Desarrolla tu creatividad y sensibilidad.
Dejar atrás complejos, miedos, inseguridades, egos… hará que puedas fluir en tus interpretaciones plenamente. Observa, analiza, sé consciente. Si además eres profesor-a o director-a, esto te servirá para entender, comprender, ayudar y guiar a las personas que tienes frente a ti.
Disfruta de cada paso, aprende de las caídas y de los bajones, y sigue tu camino pasito a pasito…si no, nada tiene sentido. A veces el nivel de exigencia hace que nos olvidemos de que todo esto es parte de un plan: ser felices.

Y DESPUÉS…

Paralelamente a todo esto, habrá que ir desarrollando las habilidades propias de cada estilo o actividad, como ya hemos especificado en entradas anteriores.

Hoy en día, además, nos encontramos con que el músico ha de ser su propio manager, ocuparse de las redes sociales, web, blog, etc.

El tema de las redes sociales, difusión, relaciones con teatros, festivales, clubes, etc. es sin duda otro capítulo importante en el desarrollo profesional de cualquier músic@, que no siempre llevamos muy bien ya que lo consideramos ajeno a nuestro “arte”. Pero está ahí y, a no ser que tengas a alguien que te ayude en ese sentido, o se ocupe de esa faceta, es probable que tengas que empezar a ocuparte tú mism@ de ello.

CONCLUSIÓN

Hay mucho que hacer y trabajar, ¿Verdad? J ¡Es que estamos hablando de una “carrera” muy larga y que exige mucha dedicación! Pero también es un camino apasionante y que, sin duda, te llenará de satisfacción y alegrías.

Tal vez no quieras meterte en este “lío” y tan sólo quieras disfrutar de cantar o tener muchos conciertos, o no te apetezca renunciar a ciertos hábitos.

Espero que este artículo te ayude a que, sea lo que sea, elijas conscientemente. Todo dependerá de cuáles son tus metas y objetivos. Tú eliges.

¡Hasta pronto!

Comentarios ( 2 )
  1. Blacksoul

    ¡Muchas gracias por toda esta información!

  2. Estela

    ¡Genial Irene! Muchas gracias por el post. También leer sobre ello resulta revelador.
    Un abrazo (:

Responder a Blacksoul ¿Cancelar?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios son los que tienen un asterisco *

© 2018 Mix Voice Studio

UA-126172676-1