¿SUEÑAS CON SER CANTANTE PROFESIONAL? Reflexiones 1/3

Por Irene Shams.

AQUÍ TIENES ALGUNAS REFLEXIONES AL RESPECTO Y ALGUNOS PASOS A SEGUIR PARA EMPEZAR EL APRENDIZAJE. (I)

Dedicarse profesionalmente al mundo de la música en general, y del canto en particular, requiere una preparación y dedicación importante. Aquí tienes algunas pistas que pueden ayudarte a decidir tu camino y a hacerte una idea de por dónde empezar.

CANTANTE, SÍ…PERO ¿DE QUÉ?

Una de las cosas que primero debes pensar si quieres dedicarte al canto de manera profesional es: ¿Qué tipo de actividad quiero tener? Es decir ¿Qué tipo de cantante quiero ser?

Aquí se abre un abanico bastante amplio que va a determinar el camino a seguir; por poner algunos ejemplos:

Cada estilo o actividad demandará una especialización y distintos grados de exigencia.

Cantante líric@. Ópera, lied. Música antigua. Música contemporánea. Zarzuela, etc. Sin duda, ser solista dentro del llamado mundo “clásico” es una de las carreras más exigentes y competitivas, además de exigir muchos años de estudio.

Cantante de pop, rock, heavy, música ligera, cantautor/a, etc.

Cantante de R&B, soul, funk, gospel y músicas afroamericanas.

Cantante de jazz y/o bossa nova y latinjazz. Crooner.

Cantante de músicas populares latinas.

Cantante de folk y/o músicas folklóricas del mundo.

Cantante de mantras, armónicos, sonidos sanadores y meditación sonora.

Cantante de fusión.

Bodas, cruceros, fiestas, etc.

Corista de un artista.

Corista de un conjunto coral.

En conservatorios, escuelas de música, en estudio propio, etc.

Profesor de niños y/o adultos, de personas con capacidades cognitivas especiales, etc.

MÚSIC@ CUYO INSTRUMENTO ES LA VOZ.

En mi opinión, un cantante profesional es un/a músic@ cuyo instrumento es la voz. Pero, sobre todo, es un-a músic@.

En muchos sentidos, la carrera profesional de un músic@ es como la de un deportista profesional. Una carrera musical exige, como la deportiva, práctica y aprendizaje continuos, sacrificios y muchos años de perfeccionamiento. Tal vez te guste correr, y practiques a menudo, pero eso no te hace un corredor o deportista profesional. Pues exactamente lo mismo pasa con la música y, en este caso, con el canto.

Con esto quiero decir, que creo que un cantante profesional debe ir muchísimo más allá de tener una voz más o menos bonita, cantar más o menos bien, de tener algo de talento o intuición, y de cantar con más o menos sentimiento. Un cantante profesional, como cualquier otro instrumentista, ha de cuidar, alimentar, perfeccionar y hacer crecer su don.

  • Ha de trabajar para conocer y dominar técnicamente su instrumento, en este caso la voz, de igual manera que un herrero aprende las técnicas y herramientas de su oficio.
  • Ha de conocer a la perfección el estilo en el que canta, como se aprende y domina un idioma nuevo.
  • Ha de ser capaz de relacionarse con otros músic@s, en este caso instrumentistas, en el mismo idioma. Ha de conocer los códigos.
  • Ha de conectar con las emociones y aprender a ser un-a transmisor-a.
  • Ha de desarrollar su musicalidad.

Todo esto requiere, como hemos dicho, trabajo y dedicación. ¡Te esperamos en la próxima entrega!

Comentar esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios son los que tienen un asterisco *

© 2018 Mix Voice Studio

UA-126172676-1